domingo, 9 de marzo de 2008

Capítulo 2, Episodio 4


No me atreví a mirarle a los ojos, mi vida sabía ahora había cambiado, aquella que alguna vez me pensé era hoy es una caricatura, una ilusión, yo era lo que él dispusiera de mi cuerpo, de mi alma. Yo renuncié y lo hice con todo el amor (odio).

Me condujo al gran salón, siguiendo con la decoración de la residencia, era exquisito. Esperaban ahí varios hombres desnudos y enmascarados, sabía que ellos eran sirvientes él, mi amo, me dejo en mano de los enmascarados.

Sentí como mi mundo se desmoronaba ante mis ojos, yo solo lo quería a él, solo quería su tacto, a su aliento sobre mi piel, su fuerza en mis músculos, quería renunciar ante él, quiero entretejer mis manos en su cuello.

Los sirvientes me colocan en una plataforma, no sé que será de mi sin él, amargura y soledad lo que sentía, él se volvió y me dio la espalda mientras los sirvientes me despojaban de mis vestiduras. El sonido de una gran cadena que descendía inundó el espacio, cuando pude reaccionar sentía el frío de las cadenas que ataban mi cuerpo a un arnés manos en la espalda, piernas flexionadas y elevadas, parecía una cabeza de ganado, por lo menos a mi me parecía la figura. La cadena se tensó y comenzó a elevarme. Se detuvo cuando estuve en posición horizontal a la altura del pecho de uno de los sirvientes.

No pude gritar, muy a pesar de que no llevaba mordaza, sin embargo me corrió un frío por la espalda, sabiendo que no podía hacer más que relajarme y estar dispuesta a experimentar lo que mi amo quisiera que experimentara (¿Dolor? ¿Placer? ¿Ambos? ¿Nada?¿Vergüenza?)

El dio media vuelta, lentamente y sin dejarme de ver a los ojos subió la plataforma, todo para darme una bofetada y recordarme que yo no podía verle a los ojos, él era tan bello, que mis ojos no podían dejar de verlo, aún sabiendo lo que me tocaría por mi atrevimiento.

Chasqueó los dedos y un sirviente le traería una charola llena de utensilios que me temía serían usados en mí. Se acercó a mi oído y me dijo con su pesado acento: - Te voy a hacer experimentar el placer al límite de tus fuerzas. Eso me lo tendrás que agradecer. Sabes que te amo.

Inmóvil no sólo por mis ataduras, sino por sus palabras, sentí como él deslizó su mano por uno de mis pechos apresando mi pezón entre sus dedos, esto hizo que se me escapara un gemido, mismo que fue callado con dulzura de su parte al acercarme sus labios a mi boca y hacer el sonido de sshhhh sin tocarme. El sirviente le acercó las pinzas para mis pezones, éstas estaban conectadas por una delgada cadena. Me puso una y el dolor me hizo que me zumbaran los oídos, para la segunda ya no podía oír nada. La mordaza me dio un poco de alivio al poder morder algo en reacción.

Cuando estuve preparada, él de nuevo me dio la vuelta y los sirvientes descargaron su furia y frustración en mi cuerpo…

Foto: Ken Marcus (2004)


3 comentarios:

-RoDrIgO- dijo...

woooooooooooooooorales, que chida tu historia asi super kinky. I like it, jejeje. Siguele hasta que termines el relato.

Salu2_Rod

Nahjra dijo...

Muy lindo escrito, me da ideas para mi proxima sesión.

My buen trabajo...

David TTT dijo...

Hola
Soy el webmaster de
Publizida BLOGS es un ranking / directorio de clasificación de blogs en español, creado con el único propósito de dar a conocer los mejores blog's

ALTA DIRECTORIO DE BLOGS

http://01directorio.wandaloop.es